lunes, 25 de febrero de 2013

El Catedrático de Historia Antigua Francisco Pina Polo clausurará nuestras XXV Jornadas


El sábado 8 de marzo clausurará nuestras Jornadas (12 h.) Francisco Pina Polo, que nos hablará de la importancia de la retórica y la oratoria —herramientas a veces de manipulación— en la educación del ciudadano romano.

La virtud acaso más reseñable de Francisco Pina Polo, Catedrático de Historia Antigua en la Universidad de Zaragoza, es la habilidad que tiene de exponer lo difícil, lo complicado, de una forma elegante, clara y siempre científica. Así lo demuestran sus innumerables publicaciones, centradas sobre todo en la Roma republicana, en aspectos relacionados con la práctica política, la oratoria y las instituciones, así como Hispania durante la conquista. Es de los autores españoles que más publican en otros idiomas —alemán e inglés principalmente— con la encomiable finalidad de poner en el mapa los estudios que sobre mundo antiguo se hacen en España. Entre sus publicaciones destacan las siguientes monografías: Las contiones civiles y militares en Roma, Zaragoza 1989; Contra arma verbis. El orador ante el pueblo en la Roma tardorrepublicana, Zaragoza 1997; La crisis de la República (133-44 a.C.), Madrid 1999; Marco Tulio Cicerón, Barcelona 2005; The consul at Rome. The civil functions of the consul in the Roman Republic, Cambridge University Press, Cambridge 2011. Pertenece asimismo al Grupo Hiberus, uno de los principales grupos de investigación del panorama español.

Aquí os adelantamos el resumen de la ponencia que el profesor Francisco Pina Polo pronunciará en nuestras XXV Jornadas, el sábado 9 de marzo a las 12.00 h. ¡No os la perdáis!

Educación retórica, oratoria y 'democracia' en la Roma republicana

En la Roma republicana, la oratoria desempeñaba un papel fundamental en la sociedad. Ningún romano que quisiera desarrollar una carrera política podía prescindir de ella, de modo que el estudio de la retórica formaba siempre una parte básica de la formación de todo joven aristócrata. El buen dominio de la oratoria era imprescindible para intentar persuadir en la Curia a los senadores, en las asambleas al pueblo, en los tribunales a los jurados o incluso a los soldados en las arengas que precedían al combate. Existieron tres escenarios fundamentales para la oratoria en Roma: el senado, los tribunales y las contiones. En las últimas décadas, a través de una serie de publicaciones Fergus Millar ha actuado como un auténtico motor que ha impulsado el debate historiográfico sobre la relevancia de la contio en el sistema político republicano, y a partir de ahí ha generado una encendida discusión sobre la definición o no de la República romana como una democracia. Ciertamente la oratoria puesta en práctica ante el pueblo era un elemento fundamental, pero ¿cuál era el papel asignado al pueblo en el debate político?